¿Estás iniciando un negocio? ¿Eres autónomo y tienes tu despacho en casa? Sin duda, uno de los mayores retos a los que se enfrentan los emprendedores es encontrar un lugar donde trabajar que les permita tener todos los servicios necesarios por un precio ajustado y, además, no quedarse aislados de su entorno laboral. Si es tu caso, conocer en qué en qué consisten realmente los espacios de trabajo compartidos te ayudará a entender sus ventajas.

Espacios de Coworking ¿Qué son?

También conocidos simplemente como «coworking«, los espacios de trabajo compartidos reúnen en sus instalaciones a diversos profesionales independientes, sin una relación previa entre ellos. Todos ellos acceden a los mismos recursos físicos y virtuales.

Esta definición podría hacernos pensar en una oficina compartida, un centro de negocios o una incubadora, pero los coworking tienen una característica que les diferencia de todos ellos: su concepto de creación de comunidad, que posibilita que sus usuarios compartan conocimientos y oportunidades laborales.

Durante los últimos años, compartir espacio de trabajo se ha convertido en una alternativa consolidada a las oficinas y a trabajar desde casa, esencialmente por la flexibilidad horaria de estos centros y por las numerosas ventajas económicas y de acceso a servicio que ofrecen.

Espacio global de trabajo

Optar por un espacio de trabajo compartido te permite también disponer de diversas estancias para cada una de las fases de tu proyecto, desde el escritorio individual a oficinas privadas donde poder concentrarte cuando sea necesario y salas para reuniones con clientes y trabajos en equipo. Incluso la mayoría de ellos cuentan con bar y una zona de relax en la que poder desconectar un rato entre largas sesiones de trabajo.

Flexibilidad de los espacios de trabajo compartidos

Otra de las ventajas que caracteriza a este tipo de lugares de trabajo es su flexibilidad de horario, que te permite elegir cuándo deseas llevar a cabo tus actividades laborales, y reservar las salas que necesites durante el tiempo que desees. De esta manera, también aprenderás a organizar tus tareas para optimizar tu jornada en las instalaciones.

Ventajas económicas de compartir espacio de trabajo

Emprender un negocio requiere de muchos esfuerzos. Uno de los más importantes es el económico. Hacer frente a los costes básicos implica pagar el alquiler de un local, la limpieza, la conexión a Internet y suministros tan básicos como la luz o el agua no es fácil para autónomos y pequeñas empresas.

Los espacios de trabajo compartidos representan nada menos que un 60% de ahorro en estos gastos habituales, sin tener que renunciar a ningún servicio o recurso necesario para tu trabajo. Esta cantidad de dinero marca, sin duda, la diferencia para aquellas personas que empiezan a crear su propio negocio.

Centralización de servicios

Hay que tener en cuenta que compartir espacio de trabajo  no representa  solamente disponer de un escritorio o un trozo de mesa donde instalarte. Otra de sus grandes ventajas  es que ofrece una serie de servicios centralizados, que representan una gran ayuda logística y funcional para todos sus usuarios.

Trabajar en casa o montar una pequeña oficina individual hace complicado poder acceder a determinados servicios, como la paquetería o las comunicaciones, o a una buena conexión a Internet que permita el trabajo virtual. Los espacios de trabajo compartidos también te solucionan este problema, ya que cuentan con una oficina virtual que incluye la centralización de todos estos recursos. Sin duda, una comodidad de la que difícilmente podrás disfrutar si decides no moverte de tu hogar

Contar con un domicilio fiscal

¿Más ventajas de instalarte en un coworking? Su servicio de oficina virtual te da la posibilidad de disponer de un domicilio social y fiscal. Es decir, si registras tu actividad en un centro de espacios de trabajo compartidos recibirás toda la documentación fiscal del negocio de la misma manera que si tuvieras alquilada una oficina tradicional. Igualmente, podrás acreditarlo como el centro administrativo y de dirección del negocio.

Compartir espacio de trabajo para networking

Te podemos dar otras muchas razones para que te decidas a compartir espacio de trabajo en uno de estos locales. Sin duda, una de las más importantes es el espíritu de comunidad que se crea en estos lugares. Ya acudas aquí de manera ocasional o lo tengas como tu centro laboral habitual, te encontrarás con un local luminoso, diáfano y tranquilo en el que podrás trabajar relajadamente y compartir con el resto de los usuarios algunos aspectos de tu vida profesional.

De hecho, en los espacios de trabajo compartido se crea un sentimiento de comunidad y apoyo entre todos los usuarios que los comparten y que se sienten parte activa de ellos. Esta identificación facilita el compartir tanto conocimientos como oportunidades profesionales, dos aspectos muy importantes en autónomos y los emprendedores de pymes que no cuentan con grandes infraestructuras de asesoramiento a sus espaldas.

Esto acaba dando lugar a sinergias y colaboraciones que raramente se pueden conseguir si decides instalarte en una oficina aislada. Igualmente, estas relaciones acaban haciendo florecer un ambiente de creatividad, gracias a las interacciones que se establecen. Esta red de networking favorece también el aumento de las posibilidades de que aparezcan nuevas oportunidades de proyectos laborales.

Asimismo, la interacción entre los diferentes usuarios de un espacio de trabajo compartido también tiene efectos beneficiosos en su creatividad y productividad. El hecho de estar rodeado de personas con backgrounds diferentes, creativas y   con una actitud proactiva hará que todos podáis rendir más y mejor, apoyándoos unos en otros, a pesar de pertenecer incluso a sectores diferentes.

Dar a conocer tu negocio

Estar rodeado de profesionales de ámbitos muy diferentes también te permitirá dar a conocer tu trabajo más allá de tu sector más cercano. Ya no solamente podrás mostrar tu negocio a tu entorno más directo, sino también al resto de tus compañeros de coworking. Por lo tanto, el alcance de tu proyecto profesional se ampliará mucho. Y esto incidirá de manera directa en los ingresos generados a medio y largo plazo.

En definitiva, compartir espacio de trabajo es una opción funcional y muy efectiva para que todos los emprendedores, autónomos y pequeños empresarios puedan optimizar sus proyectos de trabajo. Las ventajas económicas, de productividad, rendimiento y logística que ofrecen al centralizar servicios y crear un espíritu de comunidad consiguen que cualquier profesional pueda encontrar una infraestructura en la que apoyarse para lograr que su proyecto pueda tener un alcance mucho mayor del que tendría en un espacio de trabajo individual.